MÁS QUE VENDEDORES SOMOS ASESORES...          

 

¿Alguna vez ha oído hablar de Domótica?  ¿Le suena esa palabra?  Seguramente que no, pues muy poca gente la conoce, pero si le hablan de vivienda inteligente o internet de las cosas tal vez sí sepa de lo que se trata. La domótica es eso, es la aplicación de la tecnología en el hogar para automatizarlo, o mejor aún, la automatización del hogar. Si nunca lo ha escuchado en la calle pronto lo oirá con frecuencia pues es un término de gran auge en la actualidad.

Etimológicamente hablando el término domótica viene de domus (que significa casa en  latín ) y tica (de automática, palabra en griego, ‘que funciona por sí sola’). Entonces la domótica es el conjunto de sistemas tecnológicos orientados a automatizar una vivienda, susceptibles de ser controlados tanto desde dentro de la vivienda como desde fuera. Se le conoce como viviendas inteligentes porque están programadas para autogestionarse.

También se emplea este término para designar a la disciplina que se dedica justamente a la aplicación de la tecnología, la informática y la electrónica al hogar.

Su utilidad es muy variada, y se aplica en diferentes áreas como la gestión de energía (principalmente en lo que se refiere al ahorro de la misma), la seguridad, las comunicaciones y el confort, confiriendo a los habitantes de una vivienda mayor bienestar en el hogar, ya sea programando las funciones automáticamente a través de una central o red común o comandando las tareas a distancia, desde fuera de la vivienda, mediante un mando o control, todo ello gracias a la conectividad, el uso de redes y el internet.

En la actualidad neveras capaces de saber cuándo hace falta realizar la compra de ciertos productos, robots de limpieza que se programan solos para limpiar las habitaciones, centralitas que regulan la calefacción y la iluminación según la época del año, la temperatura exterior y la hora del día, electrodomésticos y equipos que se encienden o se apagan solos y una infinidad de funciones que facilitan y hacen agradable el día a día en el hogar.

En el área de gestión eficiente y ahorro de energía es útil para la climatización de ambientes con el uso de un termostato, control de toldos y persianas eléctricas, encendido y apagado de electrodomésticos que realicen las funciones del hogar, conexión o desconexión de equipos de uso no prioritario en función de la tarifa por consumo eléctrico en un momento dado, control de la iluminación en el hogar, administración de riego, agua y gas, entre otras funciones.

En cuanto a la seguridad nos ayuda a proteger el hogar tanto de delincuentes e intrusos como de accidentes mediante el uso de alarmas de intrusión, cámaras de seguridad, detectores de incendio (detector de calor o de humo), detectores de gas, escapes de agua, alerta médica y teleasistencia, cierre automático de puertas y ventanas y muchas más.  

Igualmente, a través de los sistemas o infraestructuras de comunicaciones que posee el hogar podemos comunicarnos con familiares y amigos, hacer tareas desde la casa como trabajar o comprar, disponer de teleasistencia y telemantenimiento, informes de consumo y costes, gestión del dinero y de las cuentas bancarias, utilización de intercomunicadores, teléfonos y videoporteros, todo sin trasladarse ni moverse de casa.

El confort es una cuestión en la que pone especial énfasis la domótica para brindar a sus habitantes tranquilidad, relax y la mejor calidad de vida. Se imagina habitar sólo y llegar a su casa en pleno verano luego de un largo viaje y con un calor sofocante y apenas entrar encontrar la casa fresca, el aire acondicionado funcionando,  las luces encendidas, las persianas abiertas, música en el ambiente, el café recién hecho, la comida lista en el horno y todo esto con un mínimo consumo energético?  O estar de viaje a kilómetros de distancia y poder activar la alarma, conectar las cámaras o apagar el aire acondicionado que por descuido dejó encendido al salir?  Todo esto es posible gracias a la domótica.

También las personas discapacitadas y de la tercera edad se ven beneficiadas con estos sistemas que ponen a su disposición instalaciones de control remoto del entorno que favorecen su autonomía personal y suplen o ayudan a sus limitaciones funcionales o discapacidad. Entre esos usos podemos encontrar: El control y activación de servicios como el agua, energía eléctrica, gas, aire acondicionado o caldera; el monitoreo y vigilancia remota de estas personas a través de cámaras; la transmisión de la información del usuario con sus familiares o cuidadores de forma constante y automatizada; posibilidad de enviar mensajes de emergencia o activar alarmas en caso necesario

Como vemos las aplicaciones son casi infinitas pero con un objetivo común: Facilitar la organización de la vida cotidiana, con seguridad y economía, permitiendo al usuario vivir más cómodamente según sus necesidades y deseos.

 

Rocha Inmuebles

 

 

 

 

 

 

 

 

Lecturas inmobiliarias

  Hoy en día nadie discute la utilidad del video como herramienta para lograr una buena venta. Existen gran cantidad de videoblogers inmobiliarios con emisiones regulares en youtube, facebook y…

Volver